sábado, 21 de junio de 2008

Un angel en casa.



"Me miré como cada mañana al espejo del baño... detrás de mí apareció de repente una extraña cara, muy cerca... ¡me giré! Nada. Pensé que tal vez estaba aún dormido...



Comencé con el aseo diario, mi ducha, afeitado.... casi de forma mecánica me dirigí a la cocina, con el albornoz azul que mi madre me había regalado años atras... no sé si
debería lavarlo... hace... ¿lo he lavado alguna vez? Aquella escalera de caracol se hacía interminable hasta llegar a la cocina. Escalón tras escalón, una figura borrosa me seguía de cerca, pegada a mi espalda. El corazón comenzó a latir desacompasadamente. Al mirar los cuadros que acompañaban la escalera... en sus cristales, lo ví. Otra vez... pegado a mi coronilla.

Los escalones flotantes de la escalera empezaron a desdibujarse y pisé en falso...

El ruido de la caída debió despertar a mi abuelo, que dormía en la parte baja de la casa...
Me desperté y él, acariciaba mi rostro, con cariño, como siempre y sus ojos azul turquesa me miraban quedándose pegados a los míos, como siempre... Sentí que volvía a perder el sentido y noté cómo mi nuca estaba húmeda de sangre... En su regazo volví a perderme...



Dicen que tardé tres días en salir del coma. Los médicos comentan que es imposible que recuperase por un momento el conocimiento, al caer. El golpe había sido tan violento...
Y después lo del abuelo...
Y ahí terminaban siempre las frases... Miré a mi padre. ¿Qué ocurre?


Nada, hijo, ahora has de recuperarte... ya hablaremos, dijo mientras se disponía a alejarse de la cama.
Con un suave movimiento cogí su manga... Papá, por favor...

Suspiró y supe que ahora me lo contaría. Miró a mi madre, me miró de nuevo.

Hijo, el día que caíste por escalera... nadie pudo auxiliarte... Sí , dije, El abuelo estuvo conmigo todo el rato, debí despertarle al caer...
No hijo, Tuvimos que llamar a la policía y a los bomberos para entrar en la casa. Todas las llamadas al teléfono y a la puerta fueron inútiles.... ¡Pero no es posible! El abuelo estaba en casa...
Estaba, hijo, pero murió la noche anterior. El forense dice que dormido, es probable que antes de que tú mismo te acostaras ...

Seguramente él olvidó el cojín que estaba al pié de las escaleras y que te salvó la vida..."

Hay fantasmas, que nos quieren tanto... que se quedan a cuidarnos, a nuestro lado. Y, a veces, puedes verles, sentirles cerquita cerquita.
Un saludo
Natacha.


30 comentarios:

Gatadeangora dijo...

Me ha gustado mucho,como siempre.No se de donde sacas estas historias tan fantásticas.
Besitos

Sendieva dijo...

Qué bonito y triste Nata, pues en cierto modo si creo en que algo misterioso si hay, en eso de la casualidad, en que muchas veces tienes todo en contra de que pase algo y no sabes porqué al final no pasa, quizás por un cúmulo de casualidades, o por que no es ese el momento o quizás por que tengamos un angelito detrás nuestro, como digo yo con los pequeños, parece que tienen un angel de la guarda.. Besitos mi preciosa mujer.

Duermevela (Natacha) dijo...

Gatita, la imaginación es la mejor fábrica de historias... y está a nuestro alcance, al alcance de cualquiera... ¿has probado a buscar en esa linda cabecita..?
Un beso, gatita preciosa.
Natacha.

Duermevela (Natacha) dijo...

Eva mi niña, es verdad que se aprecia casi de manera real en los niños... Y las casualidades, casi siempre lo son... pero a veces, dan qué pensar...
Un beso, mi amiga querida.
Natacha.

sinkuenta dijo...

Me han contado muchas historias sobre este tipo de acontecimientos... yo, personalmente, no he tenido ninguna 'gran' experiencia, pero sí intuyo que hay un mundo paralelo que a veces por causas desconocidas interviene en el nuestro. Lo que sí siento es cómo me llevan a veces a situaciones que son buenas para mí sin que yo sea actora de nada... por eso estoy aquí! un beso, linda dama.

Duermevela (Natacha) dijo...

Por eso algo hizo que tu y yo comenzáramos esta amistad, Sabes, es como si siempre hubiese estado ahí, latente, esperando la oportunidad para forzar el encuentro... precioso, me siento tan bien...
Un beso, amiga mía.
Natacha.

sinkuenta dijo...

Gracias Natacha... es mútuo, ya formas parte de mi familia. un beso

Duermevela (Natacha) dijo...

Qué bueno...
Natacha.

Tork dijo...

Tu puedes tener un ángel guardián, creo yo.
Muy buen post es cierto?
Si es así, entoncer preguntémosnos de verdad existen los ángeles?
Yo, pienso que en esta vida tenemos muchas limitaciones de muchas cosas que son incomprensibles, pero que al final es mejor quedarse callado.


Besitos Duermevela y que te acompañe tu ángel.

Tawaki dijo...

Seguramente el abuelo le estará esperando, pero sin demasiada prisa por que se reúna con él.

Sería estupendo poder inmiscuirnos en la vida de los vivos (valga la expresión)

Un abrazo.

Duermevela (Natacha) dijo...

Tork, no la historia es pura ficción, pero es verdad que hay personas que han sentido esas presencias.
No creo que debamos callar, sino todo lo contrario. Si alguien siente estas cosas, soy de la opinión que debe compartirlas, aún a riesgo de ser motivo de mofa o burla...
Me encantaría escuchar historias de éstas, de las bocas de sus protagonistas. ¿A tí no?
Un besito hasta el frío...
Natacha.

Duermevela (Natacha) dijo...

Tawaki, supongo que querías decir en "la vida de los muertos" jajaja.
Si, no estaría nada mal.
Besos y bienvenido de nuevo. Cuánto tiempo.... no me digas nada, seguro de viaje, como siempre.
Un beso, guapo
Natacha.

Bowman dijo...

¿Y tú? Natacha. La historia es ficticia, pero ¿has tenido alguna historia parecida? Ya conozco a un par de personas que me han contado cosas parecidas.

Yo no he tenido nunca experiencias de ese tipo, con los muertos. Sí con vivos, que aparecen sin ser llamados precisamente cuando los necesitas, como si existiera una conexión, o que llaman despues de años en el momento en que estás mal y te acuerdas de ellos. Pero con los muertos no...

La proporción de muertos (a lo largo de la historia de la humanidad) respecto a vivos es de más de 30 a uno. Si estuviera por ahí, vigilándonos... ¡estaríamos completamente agobiados!

Duermevela (Natacha) dijo...

Bowman, una vez tuve un sueño que fue el más revelador de mi vida. Mi abuela me habló y me dijo lo que debía hacer. Cosas que desconocía de mi familia, ella me las desveló.
Al cabo de los meses comprobé que todo era cierto.
Ese regalo... es al que siempre me refiero...
Personas muy cercanas atribuyen algunas habilidades personales, que no vienen al caso, a la cercanía de algún ser distinto de lo que conocemos como personas....
No lo sé, soy escéptica por naturaleza, me gusta la carne, la que puedo tocar, besar acariciar.... pero a veces he visto el humo, incluso tengo alguna foto curiosa.
Todo lo contaré algún día.
Un beso, querido
Natacha.

Sandra... dijo...

Qué historia!!! No sé... yo soy una creída que el mundo no es simplemente el acá, ahora, la tierra y punto; existe un mundo insondable que nos rodea y nosotros ni enterados de ello!!
Que los niños juegan con los ángeles y tienen contacto con ellos, no me cabe la menor duda! Eso sí lo he vivido y lo he visto con mis propios ojos (je, believe it or not!)
Me encantó tu aporte Natacha, como siempre!!
Besotes y que tengas muy buen día!

Duermevela (Natacha) dijo...

Sandra, algún día tienes que contarme eso. Haremos un bonito artículo con tu historia, si quieres.
Un beso y gracias, como siempre por estar ahí, bonita
Natacha.

@Patrulich dijo...

Natacha querida, una vez te conté algo que me sucedió durante un accidente automovilístico, cuando "sentí" que mi abuelo nos abrazaba y nos salvaba de morir... quedamos golpeados pero vivos. El auto fue vendido como chatarra.

Yo creo en esos ángeles, sí creo, hermana mía, ya lo sabías, no?

Un beso, angelita de mi corazón

Antiqva dijo...

Que lo paranormal existe, es -amiga- indudable.

Algun dia, toda la gente empezara a contar las cosas raras que han vivido, y se vera que lo paranormal es realmente de lo mas normal.

Fallecidos que vienen a despedirse en sueños; niños pequeños que se ponen a hablar de otras mamas que han tenido en otras vidas; premoniciones de cosas que van a pasar dentro de unos años...

En fin, que es un "encanto terrorifico" leeerte, pero que insisto, que estas cosas pasan.

Un abrazo, amiga

alvaro Locx dijo...

oye genial el post,muy chida la historia

Duermevela (Natacha) dijo...

Patrulich, recuerdo perfectamente el episodio que narras.
Me parece maravilloso que puedas tener esa certeza y es experiencia. Es una preciosa historia.
Un beso, querida hermana.
Natacha.

Duermevela (Natacha) dijo...

Antiqva, sabes que quiero creer, hago esfuerzos... y cada vez estoy más convencida.
Gracias por leerme con atención.
Un beso, precioso amigo
Natacha.

Duermevela (Natacha) dijo...

Alvaro, bienvenido, gracias por tus amables palabras. Vuelve cuando quieras.
Un beso.
Natacha.

Leznari dijo...

Que cierto es que hay angeles...por circunstancias de la vida que no vienen a cuento, si creo que exista algo....que de vez en cuando nos ayudan.
Ya me entiendes mi niña wapa.
LEZ

Marinel dijo...

Mi madre me contaba historias así muchas veces.Es que yo desde chiquita tenía pasión por las cosas extrañas y me tragaba las pelis de miedo como si fueran churros (las que me dejaba ver mi madre,claro).
Me contó una que te voy a contar para qué veas:
Mi madre estaba un día tendiendo en el "corral" de su casa de Andalucía cuando era jovencita.Su madre la mandó a tender casi de noche porque necesitaban la ropa para el día siguiente.
Estando afaenada con la ropa, vió acercarse a su abuela y asomarse a la puerta a darle las buenas noches.Mi madre que era joven, ni pensó que no era normal verla a esas horas por allí.Se acercó y la besó, le dió las buenas noches y le explicó porqué tendía a esas horas.Todo de lo más normal.
Al entrar en casa su madre salía corriendo como una loca a casa de la abuela, porque por la puerta principal, alguien le dijo que su madre había muerto hacía un rato.
Mi madre contaba que se quedó de piedra pensando que se habrían equivocado,porque ella acababa de hablarle y besarla...Por supuesto, no estaban equivocados...
A mí me impresionaba mucho todo esto, pero no me cansaba de escucharla.
¡Anda que no me he pasado hoy! perdóname, pero me ha venido a la memoria y he querido compartirla contigo.
Un beso.

Duermevela (Natacha) dijo...

Si lez, algún día tendrás que compartir eso que te guardas. Un beso, preciosa mujer
Natacha.

Duermevela (Natacha) dijo...

Marinel, qué bella historia. Por favor nunca dejes de comentar aunque sean mil páginas, Adoro leeros...
Qué bonito lo que has contado. Te agradezco mucho que lo hayas compartido con nosotros.
Un beso, querida amiga.
Natacha.

Camy dijo...

Los abuelos parece ser que no se marchan jamás. Siempre protegiéndonos, de las caídas, de los padres, de los juegos violentos. Y qué incomprendidos están, muchos, por sus propios hijos.
¿Seremos abuelos o este rol habrá desaparecido en nuestra cultura?

Un beso

Duermevela (Natacha) dijo...

Camy, yo creo que ahora, por las circunstacias, precisamente los abuelos han tomado nuevos roles. Cuidan de los niños más que antes... creo que han recuperado protagonismo, que a algunos, falta les hacía.
Un beso, bonita.
Natacha.

۞MujerconPiernas۞ dijo...

Un tio mio , muy peculiar de caracter y muy apegado a las tierras en que él y mi padre crecieron, (entre otros 5 hermanos y hermanas) está ya muy mayor y cualquier día la casca, tiene 92 años. HA pedido ser incinerado y que arrojen las cenizas en esas tierras,donde yo tengo una preciosa huerta, así que yo estoy segura de que le tendremos por allí mustiándonos las plantas de pimiento.
Besos

Duermevela (Natacha) dijo...

Bueno mujer, jajajaj .Tal vez el hombre dé a los pimientos un sabor y color peculiar... nunca se sabe.. Tal vez, al final terminéis comiéndole y se apodere de todas vuestras voluntades, jajaja.
AY... qué miedo...
Un beso mi cielo.
Natacha.